Ver perfil

Resignificar las palabras - Altavoz LGBT+ #26

Altavoz LGBT+
Resignificar las palabras - Altavoz LGBT+ #26
Por Altavoz LGBT+ • Publicación #26 • Visualizar online
¡Muchas gracias por abrir este correo! Te saluda David Adrián García
¿Alguna vez te has apropiado de un insulto o de una palabra, que sin serlo, usan para burlarse de ti? Es algo que muchas personas LGBT+ hemos hecho a lo largo de nuestras vidas, para quitarle el poder de insultarnos a nuestros agresores.
Esta semana te traigo una historia de resignificación de palabras hirientes, una plática pendiente con consejos que nunca se dijeron, y más recomendaciones.

Reapropiarse del insulto
Este mural sufrió un ataque homofóbico, que después fue utilizado por sus autores para resignificarlo.
Este mural sufrió un ataque homofóbico, que después fue utilizado por sus autores para resignificarlo.
 “Chica, si el ‘maricón’ suena mal, nomás lo omites” me decía Alejo, colaborador de Altavoz, cuando le pedí una reseña personal para acompañar su texto. Y lo entendí, y por supuesto que quedó con las palabras que él escogió, para describirse a sí mismo ¿De qué otra forma podría haberlo puesto, sino era como él quería? ¡De ninguna! (Saludos al maricón regio <3).
Durante mucho tiempo tuve un fuerte conflicto con la palabra “maricón”, aunque no era el insulto favorito para los maricones en mi ciudad. Solían decirnos putos y jotos, pero también maricón de vez en cuando. Leerla o escucharla me traía recuerdos muy malos, de agresiones en la calle, que, aunque pocas, y que nunca fueron físicas, siempre me asustaron enormemente.
Pero conforme crecí, me di cuenta de que cada vez más personas se apropiaban de los insultos que les habían dicho en su juventud, y se nombraban así, para arrancarles de las manos las palabras a quienes pretendían hacerles menos.
Cada vez veía más putos, más marimachas, más lenchas (hasta hubo una Marcha Lencha, este año), más vestidas, más jotos, y más maricas. Y aunque todas esas palabras se seguían usando como insultos, perdían fuerza cuando podías contestar con orgullo: sí soy puto ¿Y qué?
No pretendo explicar este fenómeno ni llevarlo mucho más allá, sé que ya existen múltiples textos que reflexionan al respecto y seguramente lo hacen mejor que yo, pero es algo que personalmente he vivido. Desde hace unos meses, en mi biografía de twitter, la primera frase es: joto de tiempo completo. Por si había duda, no dejo de ser joto en ningún momento, aunque me nombre gay todavía en buena parte de mis interacciones sociales. Joto y gay es lo mismo, pero no lo es.
Esta semana, en nuestra página, Gebanuzo nos presenta una historia de resignificación de las palabras, y reapropiación de los espacios públicos que a golpe de insultos nos han querido quitar. Una colectiva de Chiapas, en lugar de ceder el espacio, les arrebató a los agresores las palabras, y añadieron las propias. Dejaron claro que ese es SU MURAL. Te recomiendo ampliamente que leas esta historia:
Dignificar y resignificar las palabras; una lucha Chuvajetik – Altavoz LGBT
Esta historia me hizo llorar...
Les Chingones de Abrazo Grupal se aventaron esta historia en audio, y quedó perfecta en el marco del Día de Muertos. Es una historia sobre quienes nos dejaron, y la memoria que alimenta nuestra resistencia. ¡No se lo pierdan!
La Conversación Pendiente - una historia de Abrazo Grupal
La Conversación Pendiente - una historia de Abrazo Grupal
Antes de irnos...
El lado queer de Chucky - La Desvelada
Diagnóstico Situacional de Personas LGBTQ+ de México 2021
¡Hasta aquí la edición de hoy!
Gracias por llegar al final de este correo, y ya lo sabes: vota en las manitas de abajo si este boletín te gustó.
¡Y reenvíalo a tus contactos para que se suscriban!
¿Te ha gustado?
Altavoz LGBT+

Boletín semanal de noticias LGBT+ en español.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Altavoz LGBT+.